Follow:

14 Verdades de Tener 3 Hijos

verdades de tener 3 hijos

Mi marido y yo siempre habíamos pensamos tener 3 hijos, e incluso si la economía (al menos la que nosotros pensamos que debemos tener) hubiese sido otra, nos hubiésemos aventurado a buscar un cuarto. Tuvimos al mayor relativamente jóvenes, y aunque por el camino perdimos algún ángel (tenéis en el blog el relato de la pérdida de nuestro bebé), no nos resultó muy difícil la búsqueda, así que cuando nos dimos cuenta, estábamos inmersos en la crianza de tres niños, y la verdad, no puedo imaginar la vida sin nuestros tres hijos.

tener tres hijos

Pero cuando la gente me pregunta si cambió mucho nuestra vida… pues la verdad es que hay cosas que sí, cambiaron radicalmente. Tener 3 hijos crea una dinámica única en una familia y presenta desafíos especiales a los padres. Estas son algunas de esas realidades:

1. Tienes más hijos que manos
Esto es especialmente un problema cuando tienes hijos que se llevan poco tiempo, como mis dos mayores, en poco tiempo te ves usando las rodillas, la nariz y hasta los dedos de los pies como si fueran terceras manos.

2. Estás superado en número
A menos que tengáis una relación polígama, ahora tienes más niños que adultos en la casa, lo que no resulta un problema hasta que decides votar democráticamente las cosas en casa. ¿Por qué no caímos en esto cuando pensamos en el tercero?

3. El mayor parece más mayor que el pequeño a su misma edad
Me explico, cuando mi primer hijo tenía 4 años, parecía un niño grande. Sin embargo, mi tercera a los 4 años, seguía siendo un bebé para mí. En cada edad y etapa, siempre esperamos mucho más del primer niño de manera conductual y académica que del último.

4. El mediano está en tierra de nadie
Es inevitable. El primero tiene el privilegio y el orgullo de ser el primero en hacer todo, y el tercero tiene todas las puertas abiertas que han dejado sus hermanos… los niños que están en medio acaban siendo genios creativos (no les queda otra).

5. El trabajo de criar a los niños aumenta exponencialmente con cada niño
Con dos niños se multiplica el trabajo por dos. Tres niños lo cuadruplican. Y lo mismo ocurre con el ruido. La verdad es que a veces me pregunto cómo los padres de más de 3 niños sobreviven.

6. Renuncias al sueño por completo
Cuando no tienes bebés, tienes niños con terrores nocturnos… y cuando te descuidas tienes un bebé y un niño con terrores nocturnos… Cuando te das cuenta, el primero es un preadolescente que te despierta por la noche para hacerte una de sus preguntas existenciales a las 3 de la mañana, y cuando éste se va a dormir, la pequeña (esa que antes era un bebé) ahora es la niña con los miedos por la noche… así que lo de dormir placenteramente y sin interrupciones lo dejamos para otra vida si eso.

tener 3 hijos

7. Te pasas la vida preguntándote donde está el dinero que ganas
Con el primero abres una cuenta para ir ingresando dinero y así tener un colchón para él, por si lo necesitas para que vaya a la Universidad, por ejemplo. Con el segundo, eso se complica bastante y hay que bajar la cantidad de dinero que se les ingresa. Cuando llega el tercero ya lo dejas por imposible y piensas en que le den una beca o ya se verá cómo salimos de ésta. Además, las extraescolares son un pozo sin fondo de dinero e ir al súpermercado ni os cuento… no quiero pensar que necesiten ortodoncia.

8. Las habitaciones del hotel se convierten en un problema
Las habitaciones de hotel están hechas para cuatro personas. A partir de ahí, tienes que encontrar alguna habitación donde te pongan una cama plegable y donde te pases el día saltando de cama en cama para cruzar la habitación o en su defecto, lo que suele ocurrir la mayoría de las veces, es que tengas que reservar y pagar dos habitaciones, en el mejor de los casos conjunta.

9. Alguien siempre se sentirá excluido
Con un número impar de niños, cualquier juego hecho para dos se convertirá automáticamente en exclusivo. Si vas a un restaurante, los tres quieren sentarse a tu lado (os recuerdo que sólo tengo dos lados) y la situación se convierte en un conflicto internacional. ¿Alguien ha intentado dividir una galleta en tres trozos? No lo intentéis si no sois ingenieros navales.

10. Rara vez disfrutas las películas como una familia
A menos que tengas tres hijos que sean biónicos e iguales en todos los gustos, las diferencias de edad y madurez harán que la elección de una película familiar sea una pesadilla. La pequeña sólo quiere ver pelis de amor, perritos y purpurinas, el mayor se niega y quiere una de acción y tiros, y el mediano… os emplazo al punto 4 de esta misma lista. Y claro, si no te da el dinero para la ortodoncia, no te va a dar para contratar a un mediador profesional, por lo que acabamos todos viendo Megamind por décima vez, porque es la única película en la que todos se ponen de acuerdo.

11. Cuando uno de los niños no está, es como si se hubieran ido 20
Al igual que el tercero niño cuadruplica el trabajo, que te falte uno durante un día reduce el trabajo en tres cuartas partes. Se va uno de ellos a dormir a casa de un amigo y al rato te encuentras preguntándote por qué pensabas que tener dos hijos era difícil.

12. Tu primer hijo tiene un precioso libro con fotos de bebé… y las del tercero están en algún estrato del disco duro
Mi hijo mayor tiene álbumes de fotos digital hasta las 4 años, todos ellos amorosamente elaborados como si de una obra de arte se tratase. Nuestro segundo hijo tiene un álbum de su primer año y la tercera es afortunada si consigue siquiera encontrar alguna foto suya impresa.

13. A veces tienes que decirles a todos que se callen a la vez
Hay días que realmente ya no puedo más y acabo diciendo:”¡Para, deja de hablar!” o “¡No quiero un sonido más que salga de alguna de vuestras bocas durante 5 minutos!“, e incluso “¡Si alguien abre la boca y dice una palabra durante los próximos 15 minutos, estaréis castigados sin tablet hasta los 18!“. Frases reales de momento-madre histérica. Os aseguro que intento ser más paciente con mis hijos, pero hay días…

14. Te das cuenta que tu capacidad de amar se hace más grande con cada niño
Tal vez estés feliz con tus tres hijos y no quieras tener más, pero también sabes que si un cuarto llegara de manera inesperada (cosa improbable puesto que ya le he puesto diques al mar… diques muy altos, altísimos) amarías al nuevo bebé locamente como a los otros tres, el amor de una madre no tiene límites.

Por supuesto, la vida con tres hijos es caótica y estresante a veces, pero también está llena de mucha vida y amor. Nuestra familia de cinco es completa y perfecta así como es.

¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de planes y viajes en familia y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más sorteos e info súper interesantes.
Instagram PULSAD SOBRE EL ICONO PARA SEGUIRME EN INSTAGRAM

SÍGUENOS Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Post antiguos Post nuevos

7 Comments

  • Reply miren | de lunares y lunas

    y yo que siempre había oido que el verdadero cambio es de 0 a 1, y que de dos a tres casi no se nota… veo que no exactamente… xxx

    05/10/2017 at 12:31
    • Reply Lou

      JAJAJJAJAJJA, vamos si se nota, lo que pasa es que con el primero el cambio es otro, cambia tu vida privada y personal; con el tercero eso ya había cambiado antes (ya no la tienes) pero ya te digo yo, que notarse, se nota 😉

      besos guapísima

      05/10/2017 at 12:35
  • Reply Patri

    Hola! Como ya te dije en otro post, me identifico mucho contigo, mis peques de 4’5, y 2’5 años están en pleno proceso de adaptación a su nuevo hermanito de solo 15 dias, y si el paso de 2 a 3 si que se nota si, pero aun asi merece la pena! Me encanta leerte. Besos

    05/10/2017 at 13:14
    • Reply Lou

      Desde luego que merece la pena, yo no cambio ni un solo día (bueno… alguno sí) Todo lo estresante que es, lo compensa que siempre hay uno de ellos para abrazarte, besarte o simplemente, estar a tu lado.

      Muchas besos y fuerza mi pequeña Padawan, te queda un laaargo y precioso camino por recorrer.

      05/10/2017 at 13:49
  • Reply Cristina Cabeza

    Con 3 la vida era un pequeño caos maravilloso y cuando ha llegado el cuarto… esto sigue siendo un caos!!! Pero nos encanta!! Los momentos de mamá histérica me han llegado al alma, yo creo que alguna vez los he castigado (a los tres mayores, que al cuarto con 4 meses me parece demasiado) si chuches o dibujos, para la eternidad!!
    En nuestro caso, creo que a veces exigimos mucho más al tercero de lo que exigimos al mayor con su edad. Le pedimos que coma solo, que no se mueva de la silla, que ordene los juguetes… Cuando con la misma edad al mayor le ayudábamos o hacíamos nosotros todas esas tareas…
    Y lo de las vacaciones… Ni nos planteamos hotel; camping con bungalow para 6 personas, o caravana, son nuestras últimas elecciones.
    Bueno, y lo dejó que con cuatro niñOs, esto daría para un post para mí sola !!
    Me ha gustado muuucho el post!

    05/10/2017 at 14:36
    • Reply Lou

      ¡Valiente! a mí me hubiese encantado tener el cuarto pero… las cosas hay que aceptarlas como vienen.
      Tienes razón en que exigimos una barbaridad a los más pequeños que a los mayores no les pedíamos ni por asomo… pobretes

      Un besazo

      05/10/2017 at 18:17
  • Reply Diana Naranjo Valencia

    Me ha gustado leer este post.. en estos momentos tenemos dos hijos, uno de cuatro año y otro de año y medio , y nuestro deseo es ampliar la familia en uno más… Pero hay veces que pienso que con dos no me da la vida jajajaja, que como haría con tres.
    Pero por lo que puedo ver si se puede

    09/10/2017 at 17:39
  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: