Follow:

La Pérdida de un Bebé

la pérdida de un bebé

En el blog procuro poner cosas “buenas”, cosas que nos gustan, con las que disfrutamos, las que nos hacen la vida un poco más fácil, divertidas… pero también es importante contar la verdad y esta verdad, no siempre es bonita ni divertida.

afrontar la pérdida de un bebé tras aborto

Muchas de vosotras habéis pasado por esta situación al igual que nosotras, en mi caso, el embarazo ectópico que tuve que vivir (podéis leerlo en este enlace) fue uno de los momentos más relevantes de mi vida, al margen de la venida al mundo de mis hijos, de mi boda, mi vida en familia… todo eso es… como lo esperaba (más o menos), pero no esperaba pasar por algo así, no esperaba llegar a conocer cómo se desgarra un corazón por dentro sin poder hacer nada, como un castigo macabro por algo que hice mal en el pasado… la vida me quitaba lo que más deseaba ¿por qué?

Con el tiempo he aprendido a asimilar que simplemente me tocó a mí, igual que a muchas de vosotras; pienso que lo mejor para ese bebé era no haber nacido porque le esperaba algo mejor en otro sitio, y aunque ya no pienso en ellos todos los días, nada más lejos de la realidad olvidarlo, cada mayo mis pensamientos van, sin buscarlo, a aquél día, y pienso en cómo sería y en que algún día la encontraré.

Por si os puede servir de ayuda, aquí va mi historia.

Por entonces sólo tenía a mi primer hijo con casi dos añitos, y decidimos que era el momento de ponernos a la búsqueda del nuevo hermanito; la búsqueda fue rápida y cuando me di cuenta, tenía un test positivo en las manos y los mismos nervios que con mi primer príncipe.

Lo triste es que la alegría duró poco, resultó ser un embarazo ectópico en la trompa derecha; soy enfermera, sabía que no había forma de darle viabilidad, pero aun así, pregunté y repregunté si había alguna forma de salvarlo, de que fuese viable… pero evidentemente no, no la había en el lugar donde estaba mi pequeño y además, era consciente de que podía peligrar incluso mi vida, aun así, estuve dos semanas interminables de analíticas, ecos, pruebas y demás, pero al final tuve que ingresar en el hospital.

perder a un bebé tras ectópico

Como es lógico, en ese tiempo, me fui haciendo a la idea, pero fue muy duro saber que no podía ser y que iba a perderlo; es una parte de ti, que tan pequeña ya se mete en tu corazón y luego hay que arrancarlo… ¡¡no lo merecía!! ¡no era justo! pero no podía hacer nada… me sentía impotente y triste, cabreada, frustrada… sentimientos encontrados que no podía compartir… ¿¿alguien podría entenderme?? si ni siquiera podía explicarme…

Ese día, un trocito de mi alma voló al cielo para siempre, no puedo saber qué era, aunque en algún sitio sentía que era una niña, no me preguntéis por qué, sólo lo siento así; de nombre le puse Paloma; deseé que hubiese volado muy muy alto y que encontrase una nube bien bonita, acompañada de otras que, como ella, no pudieron sentir los brazos de su mamá; pero que nos esperan sentaditas, porque algún día pasaré a recogerla y por fin veré sus ojos y sus labios y sentiré su piel, acariciaré su pelo, como hago con sus hermanos cada día; la cogeré en mis brazos y la abrazaré tan fuerte que nos fundiremos en una sola y ya nadie podrá quitármela, no volverá a irse nunca más… mi princesa.

pérdida de un bebé

Lloré hasta que se me rompió el alma, la lloré por mi, por ella, por su padre, por su hermano y por todo aquello que no viviría; hasta que las lágrimas se me acabaron y pude sonreir, hasta ahí la lloré.

Le prometí no olvidarla nunca y quererla siempre, hasta el día en que nos encontremos… sólo el alma nos mantendrá unidas y será para toda la eternidad.

Al principio el gine me dijo que iban a pincharme METOTREXATO, para ver si así se paraba la producción celular y lo eliminaba por mí misma, ingresé el lunes 7 de mayo de 2007 y tenía que esperar hasta el viernes 11 para ver si había surtido efecto, la beta tenía que bajar

La madrugada del jueves al viernes, sobre las 12 de la noche empecé a notar un dolor agudo en el lado derecho y que fue haciéndose más intenso, desperté a mi marido y fue a buscar a la enfermera, vino a verme, llamaron al gine y para descartar un cólico me pusieron un nolotil, pero no resultó, a la media hora ya estaba mi gine allí y me bajaron a hacerme una eco; ¡¡el dolor era horroroso!!

En la eco vimos que se había roto la trompa y estaba perdiendo mucha sangre, así que de allí, corriendo al quirófano. En un momento me encontré con un corte en la barriga, sin la trompa derecha y… sin mi niña; además de haber perdido más de un litro de sangre.

A las 4 de la madrugada subía a la habitación, pero el dolor no se pasaba, ni con buscapina, ni dolantina, ni nada… al final me pusieron un “cocktel” intravenoso y fue haciendo efecto ¡¡¡uffff!!! ¡¡qué descanso!! el dolor remitía y por fin mi cuerpo podía descansar.

Estuve ingresada hasta el domingo 13 de mayo, día que me dieron el alta y volvimos a casa los tres; cómo echaba de menos a mi príncipe, qué dura fue esa semana sin él, qué abrazo me dio al verme, ¡¡qué afortunada me sentía de tenerlo!!

No puedo quejarme del postoperatorio, no me dolió mucho la herida, en dos días estaba en el parque corriendo detrás de mi hijo, con cuidado, pero casi haciendo una vida normal.

Me resultaba muy curioso que la gente me compadeciera…

-Aiss hija, ahora con una sola trompa os costará más tener hijos, menos mal que ya tenéis uno

Oí esa frase tantas veces que casi me la creí, de verdad; pero qué equivocados estaban.

La vida me devolvió la alegría antes de lo que pensaba, el 24 de mayo fui al gine a la revisión y allí me enteré que estaba embarazada de nuevo, no fue algo que buscáramos, la verdad es que habíamos pensado esperar un poco, pero no nos dio tiempo ni a pensarlo, y en cierto modo, lo agradezco, no sé el tiempo que hubiese necesitado para aceptarlo y volver a empezar.

Tuve a Guille y, después de él a mi hija Valeria tres años y medio después, así que si estáis en la misma situación, no desesperéis, las cosas ocurren por una razón, se que es duro aceptarlo, pero no nos queda más remedio, cada una debe tomarse el tiempo que necesite junto a su pareja, pero nada es imposible.

Me siento privilegiada porque tengo tres hijos, mis dos príncipes que están fuertes y sanos, y mi princesa; pero no puedo olvidar que dentro de mi tuve a una Paloma que voló a la nube más hermosa a esperar a su mamá.

Foto vía: https://www.shutterstock.com

¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de planes y viajes en familia y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más sorteos e info súper interesantes.
Instagram PULSAD SOBRE EL ICONO PARA SEGUIRME EN INSTAGRAM

SÍGUENOS Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

También te puede interesar...

Post antiguos Post nuevos

2 Comments

  • Reply Laura go

    Ay Q triste por dios.. No deberían pasar estas cosas.. Pero por desgracia pasan… Yo tengo 3 hijos a día de hoy, pero perdí 2.., 2 abortos tuve. Fue peores momentos de mi vida… Me imagino Q tendría 5 hijos ahora jeje Q locura!!! Pero Q felicidad Dan!! Son momentos muy tristes y difíciles, pero es lo Q toca aveces a algunas, pasar por este mal momento… Animo guapa y un beso te!!

    12/10/2017 at 23:42
    • Reply Lou

      Estoy de acuerdo contigo Laura, no deberían pasar estas cosas… no nos queda más que llevarlos en el pensamiento.
      Un abrazo grande

      13/10/2017 at 08:01

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: