no sentirse culpable como madre

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

Por más vueltas que le doy, siempre acabo en el mismo sitio, el sentimiento de culpa como madres es un problema generacional; vamos pasándolo de unas a otras, como si estuviera escrito en el ADN. La culpa, ese sentimiento que se nos mete dentro y que nos hace plantearnos constantemente la pregunta – ¿lo estaré haciendo bien? -; y si algo sale mal… nos fustigamos por no haberlo hecho de otra manera. Es inevitable teniendo en cuenta lo que llegamos a querer a nuestros hijos, el amor incondicional al que nos vemos sometidos como padres todos los días.

Por más libros que leamos, por más historias que nos cuenten, siempre acabamos sintiéndonos culpables por las cosas que les ocurren a nuestros hijos y que la mayoría de veces, no podemos siquiera controlar; hace un tiempo escribía un post con 20 consejos para disfrutar de la maternidad ¿lo visteis? En él os contaba precisamente alguna de estas cosas, como echar a un lado lo que no es importante y disfrutar más de los nuestros.


 

5 Cosas por las que una Madre no Debe Sentirse Culpable

Ahora bien, el problema al que quería llegar es cuando son los demás los que nos hacen sentirnos culpables por las decisiones que tomamos con nuestros hijos, en este caso no hablo de mí misma, por suerte (o por desgracia, según se mire) me importa bastante poco lo que los demás opinen de mí y mucho menos de MI maternidad… y más con el tercer hijo… ya ni os cuento, es que no tengo tiempo ni de escuchar opiniones, por si os puede ser de ayuda tenéis mis experiencias como madre de 3 niños.

Un día, hablando con una amiga que acababa de tener a su bebé, me di cuenta del daño que se le puede hacer a alguien, y que a veces no nos paramos a pensar que nuestras opiniones deberíamos guardárnoslas para nosotros mismos si no nos las piden, que cada cual alimenta a su hijo como cree mejor, duerme a su hijo como le parece más apropiado o decide trabajar si es lo mejor para su familia… porque si nos metemos, quizá hagamos más daño del que pensamos y precisamente eso NO sea lo mejor para esa madre reciente que sólo necesita apoyo moral y ayuda con sus decisiones.

5 cosas por las que una madre no debe sentirse culpable

Es por esto que, ya que no podemos cerrar la bocaza de algunas personas, quizá lo mejor sea tener claro 5 cosas por las que una madre no debe sentirse culpable:

1. Tu casa es un desorden absoluto: Todas las casas donde hay niños están desordenadas, te digan lo que te digan, especialmente si tienes más de un niño. Si hay garabatos de pinturas en la pared o en la mesa, coches y bloques esparcidos por el suelo y las piezas de los puzzles tirados por todas partes, significa que ahí ha habido niños jugando, aprendiendo y disfrutando. Gracias a ti, que les has proporcionado la oportunidad de ser niños y desarollarse.

2. La forma en que decidiste alimentar a tu bebé: tan buena es la madre que aguanta como una campeona las grietas y las dificultades de la lactancia materna, como la que se levanta cada 2 o 3 horas durante la noche para hacerle el biberón a su pequeño, haga el frío que haga y con todo el amor del mundo. Las dos han hecho lo que una madre debe hacer, alimentar a su bebé y proporcionarle los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. ¡¡Buen trabajo, mamá!!.

3. La forma en que diste a luz a tu bebé: La mayoría de nosotras no hemos tenido ni voz ni voto en nuestro propio parto. A veces las cosas van muy rápido, hay dificultades y problemas, sin tiempo para que nuestras necesidades sean escuchadas, en otros casos conseguimos el parto que soñábamos y con todo lo que habíamos planeado. Sea cual sea tu historia del parto, trajiste al mundo a tu hijo y gracias a ti, esta aquí. La vida que has creado es gracias a que TÚ estabas ahí, sólo puedes sentir admiración por ti misma.

4. Trabajar fuera o dentro de casa: Tanto la que decide irse a la oficina como la que se queda en casa, las dos son madres preocupadas por su familia y porque las cosas en ella funcionen mejor. No importa si tu posición fue por elección o por necesidad, estás cuidando a tus hijos de la mejor manera posible y dándoles lo que TÚ consideras que es mejor para ellos, así es perfecto.

5. Tomarte un tiempo para ti misma: Parece que dejamos de ser una persona cuando damos a luz. Nos convertimos en una madre y excluimos cualquier cosa que nos hace quienes éramos antes. Dejamos de salir con amigos, de leer lo que nos gusta, de tomarnos unos días… Una buena madre es una madre feliz y si tus hijos están bien atendidos mientras te tomas el tiempo para cuidar de ti misma, ¿dónde está el problema? Tu bienestar afecta directamente al bienestar de tus hijos, así que no dejes de lado quién eres, porque ellos están aquí, gracias a quien eres tú.

Tal vez podemos enseñar a nuestros hijos a quererse a sí mismos si somos un ejemplo de amor hacia nosotros mismos y respetamos nuestras propias vidas. Confía que lo que haces como madre es lo mejor para tus hijos, con independencia de lo que hagan los demás, lo que vale para otras familias, no vale para la mía. Nosotros somos una familia mejor, porque es la nuestra.

Fotos: https://www.shutterstock.com


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

16 COMENTARIOS

  1. Gracias por este post, me ha hecho llorar. He dado a luz a mi segunda hija hace 3 semanas y me esta costando reponerme del parto, me ha sentado muy bien leerlo.
    Mil geacias!!

    • Hola Nuria quiero felicitarte por tu nuevo estado y comentarte que hace justo un añito yo estaba como tu, mi segunda hija tenía tres semanas. En este caso las hormonas me jugaron una mala pasada y me hicieron llorar un montón por un disgusto que me dieron unos familiares y de este modo no darme cuenta de lo feliz que estaba siendo. Acepta mi consejo y disfruta un montón de tu bebé que cuando de des cuenta tiene un “añazo”(jijiji) y en cuanto a la salud cuídate un montón…no todos los partos son iguales.

  2. Genial! Sólo falta uno:
    6: el número de hijos que tienes. A mi hermana le soltaron ” ya tienes la parejita, éste es para desempatar? ” por supuesto, he basado mi decisión únicamente en esa premisa…
    Y a una amiga que tiene 4 niños cuando iba con ellos por la calle una señora le suelta: “es que no sabes cerrarte de piernas?” con lo que no pudo aguantarse y le respondió “y usted no sabe cerrar la bocaza?”
    Da igual los que tengas, a alguien siempre le parecerá mal, incluso a mi con una me han dicho que estoy loca por tenerla, que si está la cosa muy mal y nosequé…

  3. De acuerdo en todo excepto con la número 1….esa decisión afecta directamente a la salud de ese niño. Una cosa es que no se pueda por motivos de salud por ejemplo…pero si la decisión es de la madre para mi es egotista….

    • Hola Pao,

      De todos modos es una decisión de esa madre, y no creo que diciéndole que es una mala madre por no hacer las cosas como las hacemos nosotros, ayudemos mucho a que su maternidad sea mejor. Mejor nos iría a todos, si en vez de mirar lo que hacen los demás, nos ocupáramos de mirar lo que hacemos nosotros, como decía mi abuelo “No mires la paja en el ojo ajeno, sino la viga en el tuyo propio”.

      Un abrazo

  4. Mil gracias por un post así, de vez en cuando nos viene muy bien leer éstas cosas que la gente tanto opina y la gusta criticar.Tampoco importa la edad que tengas,si tienes 21 (como fue mi caso)estás loca y estás arruinando tu juventud (en vez de pensar,olé que valiente por seguir adelante y no rendirse a pesar de estar sola) y si tienes de 35-38 en adelante,te critican porque “ya estás llegando a los 40”. Hagamos lo que hagamos siempre habrá alguien que critique y juzgue tus decisiones,pues BASTA YA! Que cada cual haga con su vida lo que crea conveniente y deje a los demás en paz. “¿Quien soy yo para juzgar?”

    Gracias y feliz viernes!

  5. Hola, acabo de leer tu post y estoy muy muy de acuerdo contigo, de hecho hace unos dos años yo hice en mi blog una reflexión parecida, y este jueves volví a reflexionar sobre la manía de la gente de hacer a otros sentir mal por una serie de decisiones que seguramente han tomado porque consideran que son las mejores para sus hijos. Un besín y me ha gustado mucho leerte.

  6. Me parece genial el post. Cuanta razón! Yo creo que se resume en RESPETO. Cada uno es de una forma y tiene sus prioridades y sus necesidades. Nadie es mejor que nadie por hacerlo de una u otra forma, y por supuesto nadie tiene ese “libro de instrucciones de la maternidad” escondido en su mesilla de noche.

  7. Muy bien explicado, me encanta todo lo que has dicho. Cuanta razón tienes, las madres hacemos todo lo posible para que nuestros hijos sean felices y se críen bien, sea de la forma que sea. Gracias por el post.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.