glaucoma infantil

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

Esta semana se celebra el Día Mundial del Glaucoma; una cita que el comparador de seguros de salud Acierto.com ha aprovechado para concienciar sobre esta enfermedad. Y es que actualmente se encuentra detrás de 9 de cada 12 casos de ceguera. De hecho, se trata la segunda causa de ceguera en el mundo occidental. ¿El problema? Los mitos que circulan sobre ella y que no resulta fácil de detectar.

En el 90% de las ocasiones, el afectado no se da cuenta de que ha aparecido hasta pasado un tiempo, y la mayoría no solo cree que el final es la irremediable ceguera, sino que solo puede afectar a adultos. Nada más lejos. Y en el caso de los niños la cosa todavía se complica más.


El glaucoma, una enfermedad para todos los públicos

Así, aunque el glaucoma afecta en mayor medida a las personas mayores de 60 años, la realidad es que se trata de una patología que puede afectar también a los más jóvenes. Es decir, que estamos hablando de una enfermedad para todos los públicos, que abarca desde bebés a ancianos. Eso sí, los riesgos aumentan para las personas de origen hispano y africano, cuyas posibilidades de padecerlo se disparan a partir de los 40 años.

Si hablamos del glaucoma infantil (el que afecta a 1 de cada 5.000 niños mayores de tres años de edad), detectarlo se vuelve todavía más difícil. En general, los principales síntomas son tener la tensión ocular elevada, la alteración del campo visual y lesión del nervio óptico. Pero, ¿cómo saber si nuestro hijo no está viendo bien? Y ¿por qué podría desarrollar glaucoma?

Glaucoma Infantil, cómo detectarlo

Pues bien, las señales más obvias son la sensación de que sus ojos han aumentado de tamaño, que tiene los párpados abultados, se le ha oscurecido la córnea, que muestra síntomas de incomodidad ante la luz, y que lagrimea en exceso. Es decir, se trata de síntomas que podrían confundirse con los de una conjuntivitis. Razón de más para no dejarlos pasar. Entre las causas podemos encontrar factores genéticos, así como traumatismos, el uso de cortisona, enfermedades inflamatorias y otros.

Llegados a este punto no podemos dejar de mencionar otra falsa creencia acerca de esta enfermedad: y es que inevitablemente lleva a la ceguera. Nada más lejos. De hecho en la actualidad existen múltiples tratamientos que reducen la presión intraocular y frenan el avance de la patología. Asimismo, existen cirugías específicas y los resultados suelen ser muy buenos.

Es por eso que en el abordaje del glaucoma a tiempo y la prevención -una revisión oftalmológica es la mejor manera de prevenirlo- son clave. Existen una serie de medidas de salud infantil relacionadas con la vista que podemos adoptar sin demasiado esfuerzo:

  • Revisar nuestra vista y la de nuestros fieras al menos una vez al año.
  • Intentar mantener sus ojos limpios y libres de cualquier sustancia que pueda irritarlos
  • Proteger los ojos siempre que sea posible -con gafas de natación y similares-
  • Llevar una dieta equilibrada y una vida activa (ayuda a mejorar el bienestar en general)
  • Espaciar la ingesta de líquidos y reducir la sal de las comidas: evita la retención de líquidos que puede generar el incremento de la presión intraocular.
  • Conocer si tenemos factores de riesgo: hereditarios, diabetes y similares.

Stock Photos from Rehan Qureshi/Shutterstock


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.