usar los términos anatómicos correctos

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

En muchas ocasiones, veo publicaciones en las redes sociales en las que los padres no usan los términos anatómicos correctos, como pene y vagina, por ejemplo, y los cambian por otros. Como enfermera y como madre siempre he tratado de usar los nombres reales de las partes del cuerpo y es lo que siempre he enseñado a mis hijos. Hay muchas razones por las que pienso que es importante.

La importancia de usar los términos anatómicos correctos

Abusos sexuales

En primer lugar, creo que es importante enseñar a los niños los nombres propios porque ayuda en los casos de abuso sexual. Si un niño dice «me tocó ahí» tenemos que asegurarnos de que «ahí» es el lugar que pensamos, pero si un niño dice «tocó mi pene/vagina», sabemos lo que quiere decir sin lugar a dudas. No hay nada de malo en decirles que son sus «partes privadas» y que nadie debe tocarlos, pero saber los términos correctos ayudará si tu hijo tiene algún problema de abuso sexual.


Problemas médicos

En segundo lugar, si conocen los términos adecuados, les ayudará a compartir los problemas médicos que puedan tener. Les ayudará a explicar exactamente a los profesionales sanitarios lo que está sucediendo e identificar el problema. Por ejemplo, si una niña dice que le duelen sus partes privadas, esto puede ser cualquier lugar: su vagina, vulva, uretra o incluso en el ano; pero si conoce los términos adecuados, puede decir específicamente que le duele la vagina, entonces es más fácil tanto para los padres como para los profesionales descubrir qué está pasando.

Aumenta su confianza

Enseñarles a los niños los términos adecuados también les ayuda a aprender que son dueños de su cuerpo y aumenta su autoestima y su confianza. Cuando sepan que son dueños de su cuerpo, será más probable que denuncien un abuso sexual y expresen su opinión cuando sientan que se ha violado el consentimiento.

Educación sexual

Si en el colegio tienen ocasión de recibir educación sexual, sería estupendo. En estas clases les enseñarán a llamar a cada cosa por su nombre, y no «la cosita», «el toto»… (uno de los cientos de nombres que usamos los padres para referirnos a sus partes sexuales). Si enseñamos a los niños los términos adecuados, será menos probable que se rían o se burlen en clase. Recuerdo que una de mis profesoras en sexto nos hizo decir pene y vagina hasta que dejamos de reírnos.

Llamamos brazo al brazo y dedo del pie al dedo del pie, así que no veo por qué el pene, la vagina, la vulva, los testículos o los senos deberían ser diferentes. Tal vez está en la enfermera que hay en mí, pero creo que es mucho más fácil llamar a cada cosa por su nombre.

Obviamente, a los 18 meses no vamos a tener una conversación sobre todas las partes del cuerpo, pero si el niño apunta a su vagina, la llamaré vagina, al igual que cuando apunta a su barriga, la llamo barriga.

¿Y tu, qué opinas sobre el tema de usar los términos anatómicos correctos?


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.