las pirañas no comen bananas

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

Si le preguntáis a Valeria cuál es su escritor favorito os dirá que es Aaron Blabey. Desde que leyó Telma el Unicornio, es uno de sus más preciados tesoros; luego tuvimos ocasión de leer juntas Necesito un abrazo, del mismo autor y que es una auténtica dulzura.

Y ahora que ha llegado a casa, Las pirañas no comen bananas, se ha sumado, sin dudar, a esos cuentos atesorados con amor.


De verdad que parece mentira como un cuento, nada más abrirlo y sin llegar a la tercera página, puede enganchar tanto a un niño y hacerlo reír ¡me encanta! y está claro que a ella más aun.

Con solo mirar la portada, puedes ver que es una historia súper divertida para compartir con vuestros fieras.

Cuando empecéis a leerlo, ¿por qué no iniciar una conversación sobre el título? Puedes empezar preguntando: ¿las pirañas no comen bananas?, ¿qué crees que realmente comen?. ¡Os auguro un montón de respuestas maravillosas y desternillantes de vuestros peques!

las pirañas no comen bananas cuento

Justo dentro de la portada hay algo que no siempre se encuentra en un libro de imágenes para niños, una definición científica de la piraña. Y en la contraportada, encontraréis la definición de banana.

La primera vez que compartáis esta historia, podéis leer y conversar sobre las definiciones y luego ver las imágenes juntos. Puedes pedirle a tu hijo que te cuente lo que cree que está sucediendo en la historia. No hay necesidad de leer las palabras de principio a fin; para los más pequeños a los que no les gusta sentarse durante mucho tiempo, esta es una manera perfecta de compartir un libro.

También podéis tomaros un minuto para ver todas las caras graciosas que hacen cada una de las pirañas. Jugar a ver si puedes hacer las mismas caras felices, enfadadas, confundidas y sorprendidas que hacen Bruno y sus amigos peces. ¿Qué voces crees que usarían?

las pirañas no comen bananas cuento niños

Hay montones de divertidas palabras que riman con las que podéis jugar: Patatas y patas, ensaladilla y rodillas.

Los rizos sueltos que van y vienen entre Bruno y las otras pirañas hacen de esta una lectura divertida en voz alta garantizada para generar risas y solicitudes para «leer el cuento de nuevo».

Las ilustraciones, tan atrevidas como el texto, destacan con brillantes peces de color verde aguacate y las coloridas frutas que aparecen sobre un fondo blanco. ¿Y las expresiones faciales de las pirañas? No tiene precio.

Una historia maravillosamente tonta sobre ser fiel a ti mismo. Os lo recomiendo.

Podéis encontrarlo en librerías, grandes almacenes, en la web de Anaya y en Amazon.


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.