abuso sexual infantil

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

Mientras me siento a escribir este post sobre el abuso sexual infantil, escucho a mis tres hijos jugando. Mis hijos mayores se ríen mientras juegan juntos a la Play Station, y mi hija lleva un disfraz de Harry Potter y corre por el salón persiguiendo al gato con una varita.

Me encanta verlos así, disfrutando de su tiempo. Su vida está llena de creatividad e inocencia.


Es difícil imaginar que vivimos en un mundo donde los niños inocentes son maltratados con tanta frecuencia, pero desafortunadamente, así es. La mayoría de nosotros no podemos comprender por qué alguien querría hacer daño a un niño. A mí no me cabe en la cabeza, soy incapaz de procesarlo.

El abuso sexual infantil es un tema que me interesa desde hace tiempo, he leído sobre el tema y he intervenido recientemente en charlas sobre ello.

Creo que todos tenemos la obligación de abogar por los niños. Después de todo, los niños no pueden protegerse a sí mismos. Dependen de nosotros para eso. Todos tenemos la responsabilidad de aprender más sobre el abuso infantil y comenzar a hacer lo que podamos para salvar a nuestros hijos.

La dura realidad sobre el abuso sexual infantil

Como madre, sinceramente, ni siquiera me gusta pensar en la posibilidad de que abusen de mis hijos. Quiero creer que todos son como yo. Quiero pensar que el abuso sexual infantil es algo que ocurre en otros lugares, lejos de mi ciudad y de mi barrio.

El abuso sexual infantil es un tema tan terrible que muchos de nosotros (incluida yo durante años) elegimos mirar hacia otro lado y no lidiar con la dura realidad de que esto nos rodea.

abuso sexual infantil

Enciende la tele, pon las noticias cualquier noche de la semana y verás historias de abuso sexual a menores. No importa dónde vivas, qué religión tengas o qué partido político abraces.

Los depredadores de niños están ahí, y el abuso sexual infantil está ocurriendo. Puede que nos haga daño pensar en eso, pero hay que tener en cuenta que la verdad no cambia de acuerdo con nuestra capacidad para soportarla.

Si ignoramos los hechos sobre la prevalencia del abuso sexual infantil, ponemos a nuestros hijos en mayor riesgo. Necesitamos enfrentar la dura realidad de frente si queremos crear un cambio positivo.

Lo que todos los padres deben saber sobre el abuso sexual infantil

1. Existe abuso sexual infantil, tanto en niñas como en niños.

Tal vez pienses que no necesitas preocuparte por esto porque solo tienes niños. Es cierto que las niñas son más propensas que los niños, pero existe de igual modo.

De hecho, 1 de cada 6 niños habrá sido víctima de abusos sexuales a los 18 años (la estadística para las niñas es de 1 de cada 4). Por lo tanto, no importa de qué género sea tu hijo, todos debemos estar en alerta máxima.

 2. El abuso ocurre con mayor frecuencia por alguien que conocemos y confiamos.

Cuando pienso en los pedófilos, tengo una imagen en mi mente que no se parece en nada a nadie que conozco. Pero la verdad es que la mayoría de los niños son maltratados por personas que los conocen.

Entre el 70 y el 85% de los casos ocurre dentro de la misma familia. Y sólo el 10% de los abusadores son desconocidos.

Lamentablemente, no podemos fiarnos de todo el mundo, ni suponer que todas las personas que conocemos son seguras para que cuiden de nuestros hijos. Ese tipo de suposiciones ingenuas les ponen en riesgo.

3. El abuso suele ocurrir en lugares donde nos sentimos más seguros.

¿Hay lugares donde sientes que puedes bajar la guardia? A muchos de nosotros nos gusta pensar que nuestros hijos están seguros en el colegio, en la iglesia, pero las noticias que estamos oyendo recientemente rompen fácilmente esa percepción. Los niños son maltratados con frecuencia en las iglesias, en las casas de amigos o en nuestros propios hogares por personas en quienes confiamos.

4. Los hombres adultos no son los únicos perpetradores.

Cuando comencé a interesarme por el abuso sexual infantil, pensaba que solo los hombres adultos eran delincuentes. Es cierto que la mayoría de los abusadores son hombres, pero también hay mujeres. ¿Y sabías que un 40% de los que comenten abuso sexual infantil son menores de edad?

abuso sexual infantil

Eso significa que debemos tener cuidado incluso con los otros niños a los que nuestros niños están expuestos. Los niños delincuentes no son malvados (siguen siendo niños después de todo) y necesitan ayuda y apoyo, pero de todos modos debemos proteger a nuestros hijos de ellos.

Puede encontrar más estadísticas sobre abuso sexual infantil aquí.

5. Las consecuencias del abuso sexual infantil son de por vida.

El abuso sexual infantil no es algo que ocurre una vez y se olvida fácilmente. El abuso sexual es traumático y cicatrizante.

Las víctimas tienen más probabilidades de experimentar problemas de salud mental, abuso de drogas, trastornos alimentarios, obesidad y otros problemas de salud como diabetes, cáncer, problemas cardíacos y derrames cerebrales. Y tienen un mayor riesgo de ser objeto de abusos ​​sexuales en el futuro.

¿Entonces, qué podemos hacer?

Aprender sobre la prevalencia del abuso sexual infantil en nuestro mundo es importante, pero también puede hacerte sentir impotente. La buena noticia es que no somos impotentes para luchar contra este mal. No creo en vivir con miedo y permitir que esto me paralice.

Hay riesgos al salir de casa todos los días, pero todos lo hacemos de todos modos, ¿verdad? Si usamos prácticas seguras, nos educamos y usamos nuestro mejor criterio, podemos proteger a nuestros hijos y reducir significativamente su riesgo de ser víctimas de abuso ​​sexual.

Habla con tus hijos.

Sobre esto se podría escribir un libro, pero estos son los consejos que yo considero más importantes y que pueden ayudarte a empezar una conversación sobre este tema.

Empieza a tener esta conversación alrededor de los 3 o 4 años, y repítela con frecuencia.

  1. Enseña a sus hijos dónde pueden y/o no tocarles.
  2. Enseña los nombres anatómicamente correctos de las partes del cuerpo.
  3. Insiste en que te cuenten si algún adulto intenta «guardar un secreto» con ellos.
  4. Pregúntales sobre el tiempo que pasan con los demás. Averigua qué han hecho y de qué han hablado. Presta atención a sus respuestas y observa si algo parece inusual.

Infórmate las señales de advertencia de abuso.

Muchas veces, antes de intentar abusar de un niño, un depredador se «hace amigo» del niño y de los miembros de la familia en un intento de hacernos bajar la guardia.

Si notas que alguien está actuando de manera demasiado amigable con tu hijo o si tienes algún mal presentimiento sobre una persona cercana a tus hijos, simplemente, no los dejes a su cuidado.

También es importante reconocer las señales de advertencia de que un niño ha podido ser sometido a abusos sexuales. Algunos de esos signos incluyen:

  1. Signos de trauma en el área genital, como sangrado o hematomas. Las sábanas ensangrentadas también pueden ser una señal.
  2. Mojar la cama de repente.
  3. Parece nervioso al quedarse solo con una persona o de repente no quiere separarse de los padres.
  4. No quiere quitarse la ropa para cambiarse o bañarse.
  5. Empieza a hablar sobre temas sexuales.
  6. Pesadillas o miedo a estar solo por la noche.
  7. Excesiva preocupación o miedo.

Habla cuando veas algo sospechoso.

Como adultos, nosotros somos los que podemos ayudar a crear un cambio. Necesitamos ser defensores y feroces protectores de nuestros propios hijos, así como de otros niños.
Es inquietante escuchar noticias de adultos que han permitido que los niños sean maltratados por su inacción. No debemos quedarnos de brazos cruzados y permitir que un niño sea dañado.

Si bien creo que la mayoría de nosotros nunca haría esto a sabiendas, algunos podemos estar haciéndolo sin saberlo al guardar silencio sobre las cosas que vemos.

Nuestras razones para permanecer en silencio pueden ser que «no queremos herir los sentimientos de nadie», «podríamos estar equivocados», «no tenemos pruebas de ningún delito», o simplemente tenemos miedo. No estoy sugiriendo que andemos señalando con el dedo injustificadamente, pero deberíamos hablar si vemos incluso una situación potencialmente insegura.

No dejes que el miedo te impida hablar. Puedes estar equivocado, pero cuando se trata de abuso sexual infantil, siempre es mejor prevenir que curar. Si fueras un niño que fue lastimado por un adulto en tu vida, querrías que alguien te salvara. Nada más debería ser una prioridad antes de eso.

Cualquier persona mayor de edad relacionada con el menor, preferentemente el representante legal, tutores o guardadores, podrá denunciar los hechos en las dependencias policiales o bien a través del número de teléfono 062 (de la Guardia Civil).

Espero que seamos una sociedad que ponga la seguridad de nuestros hijos por encima de las organizaciones, por encima de la reputación y por encima del poder.

Nuestros hijos se lo merecen.

«Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres (o mujeres) buenos no hagan nada». -Edmund Burke

Stock Photos from Rehan Qureshi/Shutterstock


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.