niño con alergia a alimentos

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados ~ Para saber más puedes visitar la política de divulgación.

La anafilaxia es la reacción alérgica más grave que puede afectar a un niño, y el tratamiento que es imprescindible administrar con urgencia para salvar su vida es la adrenalina. Sin embargo, en muchos casos, los adultos cercanos al menor no saben cómo usar los autoinyectores de adrenalina.

Por ello, desde SEICAP se piden más programas educativos en las escuelas para enseñar a los profesores, colectivo que en su mayor parte no sabe utilizar los autoinyectores, a manejar estos dispositivos. En la actualidad, ya hay Comunidades Autónomas en las que se están desarrollando algunos de estos programas, pero son minoritarios y es necesario ampliarlos a todo el territorio nacional­.


Todos los adultos que estén en contacto con un niño con alergia a alimentos ya sean padres, profesores, monitores de tiempo libre o cuidadores, han de saber utilizar los autoinyectores. Así, estarán en condiciones de actuar con rapidez ante una anafilaxia. A partir de los 10-11 años “el menor puede ya aprender el manejo de estos dispositivos, pero en niños de menor edad han de ser los adultos quienes administren la adrenalina”, explica el doctor Juan Carlos Juliá, coordinador del Grupo de Educación Sanitaria de SEICAP. “Los niños más pequeños en una situación de anafilaxia se ponen muy nerviosos y, aunque pudieran aprender a manejar el autoinyector, es raro que puedan administrárselo solos. Incluso en casos graves pueden llegar a perder la consciencia”, añade.

autoinyectores de adrenalina

Además, los especialistas de SEICAP aconsejan que el niño al que su pediatra alergólogo haya recetado el autoinyector de adrenalina debe llevar siempre dos de estos dispositivos encima, a donde quiera que vaya. “A veces, en las anafilaxias puede ser necesario repetir la dosis a los diez o quince minutos porque no se ha resuelto el caso, de ahí la importancia de llevar dos autoinyectores”, afirma este especialista.

La adrenalina en el shock anafiláctico

El shock anafiláctico está asociado con síntomas bruscos, de carácter grave, que provocan una súbita caída de la tensión arterial. Puede ocurrir de forma inesperada, frecuentemente ante la ingesta de algún alimento que produce una reacción alérgica en niños. La administración del modo más inmediato posible de adrenalina o epinefrina es el tratamiento indicado para todos los niños propensos a sufrir un caso de anafilaxia. La demora en su administración puede llevar consigo una peor evolución y no es necesario esperar a que el niño entre en choque anafiláctico para administrar la adrenalina.

Problemas de desabastecimiento

En la actualidad hay en el mercado español cuatro tipos de autoinyectores de adrenalina para el niño con alergia a alimentos. Sin embargo, según advertía recientemente SEICAP, estos dispositivos se están viendo afectados por problemas de desabastecimiento. Una encuesta realizada por esta sociedad científica asegura que el 81% de los niños alérgicos españoles tienen problemas en el acceso a los autoinyectores de adrenalina. Este hecho tiene un fuerte impacto psicológico en las familias, provocando angustia y ansiedad.


¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.
Instagram 

APÚNTATE Y NO TE PIERDAS NADA

Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Recibe en tu e-mail todas las novedades

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.